Una etapa de acogida donde cada niño aprenda y sea feliz. El respeto a los ritmos de desarrollo y la personalización de los aprendizajes son las claves para crecer en armonía.